Los mitos sexuales sobre el sexo anal

Los mitos sexuales son un concepto de la sexualidad que está dentro de nuestro subconsciente, que nos impide vivir de nuestra sexualidad de forma libre y saludable.

En este artículo vamos a desmontar mitos sexuales acerca del sexo anal. Hay muchos mitos sobre este tipo de sexo, que vamos a desmontar a continuación. Solo de esta manera podrás disfrutar de esta práctica, sin prejuicios ni ideas erróneas.

Lista de algunos de los mitos más famosos

1. Si un hombre obtiene placer mediante estimulación anal, es gay

El ano es una zona erógena del cuerpo que cuenta con muchas terminaciones nerviosas, tanto en hombres como mujeres. Asociar sexo anal con práctica homosexual es una concepción cultural que no tiene nada que ver con la orientación sexual. En los hombres además, la mejor manera de estimular el punto G masculino es mediante estimulación de la próstata, que está a unos 5 centímetros de la entrada del ano en dirección a la vejiga.


2. El sexo anal produce dolor

El sexo anal solo dolerá si no estamos convencidos de llevarlo a cabo, nos generará ansiedad o los tabúes que hay acerca de este tipo de práctica nos van a impedir disfrutar de ella. El uso de lubricante es muy importante, ya que favorece la dilatación y facilita el momento de la penetración.


3. El sexo anal provoca daños en la zona

El sexo anal no produce una dilatación que sea permanente en la zona anal ni hay problemas en su funcionamiento.


4. El sexo anal provoca incontinencias fecales

La penetración por el ano, a no ser que sea muy agresiva, no va a romper ni desgarrar músculos de la zona del ano, por lo que no provocará problemas de incontinencia fecal.


5. El sexo anal provoca fisuras

Las fisuras en el ano, pequeñas heridas o grietas en la piel, no son producidas por el sexo anal en sí, sino por no realizar la práctica de manera correcta. Para prevenir esto, es conveniente utilizar lubricante.


6. Con el sexo anal se producen hemorroides

Con el sexo anal no se producen hemorroides. Pero sí es verdad que en el caso de tener hemorroides, el sexo anal puede ser muy doloroso ya que la dilatación del orificio del ano produce mucho malestar en este caso.


7. No se necesita protección en el sexo anal

Al igual que en todas las prácticas sexuales, conviene llevar precauciones y protección para evitar enfermedades de transmisión sexual. Además, los preservativos son higiénicos para realizar esta práctica.


8. A las mujeres no les gusta el sexo anal

Tanto las mujeres como los hombres disfrutan del sexo anal. Es verdad que las mujeres no tienen la misma anatomía que los hombres y no poseen una próstata que estimular, pero el ano es una zona erógena muy importante del cuerpo de las mujeres y puede provocar sensaciones de mucho placer.

Para llevarlo a cabo es importante la estimulación de otras zonas erógenas, para su excitación y relajación.