Aunque lo hayamos intentado evitar con todas nuestras fuerzas, por mucho que nos hayamos esforzado, no lo hemos conseguimos... ¡Septiembre está aquí y ha llegado para quedarse! Y, por supuesto y como era de esperar, vuelve con sus rutinas, sus responsabilidades y con la vuelta a la vida real y normal que todas y todos tenemos habitualmente. Es hora de despedirse de las siestas interminables que tanto nos gustan por la falta de preocupación de si son de una o cuatro horas, de las bebidas fresquitas en las terrazas a pie de playa y de la melena al viento llena de arena y sal.

Pero que la vuelta a la rutina sea algo aburrido, o no, depende solo de ti. Atrévete a romper esquemas y haz que la vuelta al trabajo o a los estudios sea totalmente diferente y divertida. Para ayudarte a conseguirlo, presentamos un “manual de ayuda” totalmente infalible.

1.      Sal de la rutina, ¡empezando por las noches!

Las cosas empiezan mal justo la noche antes, cuando tu alarma te recuerda que en 6 horas tienes que despertarte; pero tu sueño nada, que no aparece, porque ya te has hecho a esa nueva rutina en cuanto a horarios de acostarte a las dos o a las tres de la madrugada... ¿Quieres resultados efectivos y caer en los brazos de Morfeo en un momento? Pues deja de contar ovejitas y ¡regálate un orgasmo!

Por más que la rabia se apodere de ti y quieras imaginar cómo esas ovejitas saltan la vaya y caen rodando por el precipicio de ese prado verde que te tiene hasta las narices, ¡no sucumbas a esa tentación, sucumbe a la del orgasmo! Si te regalas un orgasmo será mucho más beneficioso para todas y todos, ¿no crees?

Durante el orgasmo se liberan dos hormonas responsables del sueño: la serotonina y la prolactina. La serotonina es la hormona reguladora del sueño que, junto a la prolactina, harán que te relajes y te regalarán un sueño postorgasmo. Estas hormonas juntas te harán, en pocas palabras, dormir como un/a bebé. Por eso es que, el mejor remedio ante el insomnio, es un orgasmo. Y si no te lo crees, pruébalo y ya nos irás contando qué tal el consejito.

Y, para que el orgasmo sea más intenso y tú duermas mucho mejor, puedes hacerte con una pequeña ayuda: un masajeador, un vibrador, un succionador.... Estos juguetes son potentes que tus dedos, de modo que te echarán una mano para que empieces con la rutina sin una pizca de cansancio. Esto hablando en el caso de personas con vulva, pues en el caso de personas con pene podéis usar un masturbador, por ejemplo, bien sea manual o con vibración.

Y si quieres compartir el orgasmo en pareja, un infalible es la crema estimulante con efecto frío/calor Dragón, que os dejará supersatisfech@s y con ganas de comenzar vuestra rutina con muchísimas más ganas de las que podáis imaginar.

2.      Te retamos: ¡un orgasmo al día!

¿Qué tal un reto para volver a la monotonía? Establecer una nueva rutina: durante todo el mes de septiembre, ¡un orgasmo al día! Muchas parejas lo han intentando y aseguran que ha sido maravilloso.

3.      ¿Qué pasa si un día no me apetece tener sexo?

Puede que tener sexo todos los días durante un mes te parezca demasiado o incluso una locura... hasta que te pones manos a la obra. Al principio, puede parecer algo monótono, otra tarea diaria que debes “cumplir”, una obligación más, pero en poco tiempo se convertirá en ese momento de paz del día, donde podrás disfrutar de ti, de tu pareja en caso de tenerla y del momento para dar y recibir placer... Lo esperarás con ansias, y si no te lo crees… ¡al tiempo!

Pero... ¿qué pasa si un día no te apetece? A diferencia de otras “tareas diarias”, para intimar hay que tener unas ganas mínimas, porque si no sentimos ni un pequeño ápice de excitación ni ganas… el reto puede parecernos incluso una carga incómoda. Es por eso que tú y tu pareja, si la tienes, debes/debéis establecer una serie de reglas que deberás/deberéis tener en cuenta durante el reto. Por ejemplo. ¿el sexo oral cuenta como sexo para vosotr@s o es obligatorio el coito? ¿Hay un mínimo de duración o los “rapiditos” están permitidos? ¿Cada miércoles, por poner un día, debéis innovar y probar algo nuevo?

Pero, en caso de que esto no sea suficiente...

¡Ideas picantes en caso de que las necesites!

En caso de que necesites ayuda, puedes utilizar estas ideas como un empujoncito para disfrutar del reto:

  • Una ayudita visual: si no estás con mucho ánimo, puedes proponerle a tu pareja, o ver en solitario,una peli de lo más calentita... Sin duda, ver la acción en pantalla te/os hará tener muchísimas ganas.
  • Unas braguitas bonitas: al cambiar tu ropa interior por una que te hace sentir sexy y empoderadx de dentro hacia fuera, todo cambia. Si quieres aumentar tu nivel de sensualidad, lo primero que debes hacer es sentirte sexy y, aunque parezca mentira, la pieza correcta puede hacer mucho por ti. Prueba con un conjunto de lencería que te apetezca llevar a cualquier momento y con el que quieras pasearte mil veces de la habitación al baño, seduciendo a tu pareja a tu paso o seduciéndote a ti mismx hasta el punto de mirarte en el espejo y pensar: “Yo, desde luego, me daba”.

  • Cambia el sitio: a veces, probar y descubrir sitios nuevos, da rienda suelta a la imaginación. Así que, ¿por qué no dejáis de lado la cama y os portáis mal en otro sitio? Podéis probar la encimera de la cocina, en la ducha, en el suelo en medio del salón, en la terraza... Tenéis 30 días, es decir, muchos sitios donde jugar y hacer un tour sexual. ¡Atreveros a innovar!

Os deseamos la mejor vuelta a la rutina posible y recordad que a esta nueva normalidad no hay que temerla, hay que respetarla, cumplirla y, por qué no, disfrutarla.